Molkosan® 200 ml. A.VOGEL

FL1103

New product

Molkosan® posee una multitud de efectos beneficiosos para la salud y, consumido regularmente, ejerce una influencia muy positiva en el sistema digestivo ya que equilibra la flora bacteriana.  Molkosan® actúa contra el hongo Candida albicans, ayudando a combatir la candidiasis. Más info abajo ▼

 

6,16 €IVA incluído

MOLKOSAN A.VOGEL

Propiedades


Molkosan® posee una multitud de efectos beneficiosos para la salud y, consumido regularmente, ejerce una influencia muy positiva en el sistema digestivo ya que equilibra la flora bacteriana.
Molkosan® ha sido elaborado con suero de leche fermentada con bacterias seleccionadas y posteriormente enriquecido con ácido láctico natural L (+).
El ácido láctico L (+), con un alto valor fisiológico, es el único producido en nuestro organismo.
Mientras que el ácido láctico D(-) presente en la mayoría de los productos lácteos no tiene valor fisiológico, ya que no es absorbido por nuestro organismo.

Modo de Empleo

 Uso interno
 Diluir 1 cucharada sopera de Molkosan® en un vaso de        
 agua antes de cada comida
 Uso externo
 Pequeñas heridas, quemaduras, eczemas; aplicar sin diluir
 Gargarismos (faringitis): diluir 1:2 en agua caliente con una  
 cucharada de postre con miel
 Hongos y pie de atleta: empapar, sin diluir, un algodón y 
 dejar toda la noche aplicado
 Hongos en zona íntima: diluir de 1:5 a 1:10 y aplicar baños 
 de asiento o bien directamente utilizando una jeringuilla
 plástica


Composición

Suero de leche desproteinizada y concentrada
Ácido láctico L(+)
Potasio, Aroma natural

Producto parcialmente fermentado, pasteurizado y estandarizado en 95% de ácido láctico dextrógiro (L+)

Información de interés

Molkosan®  no aporta calorías y es muy rico en minerales (magnesio, yodo, calcio, fósforo y hierro).


Información para alérgicos
Libre de: gluten y lactosa
Apto para diabéticos


Presentación
Botella de 200 ml

Los productos A.Vogel son reconocidos en todo el mundo por su gran calidad y eficacia.
Las plantas provienen de nuestros propios cultivos protegidos o de cultivadores contratados estrictamente controlados.
Nuestros campos se cultivan de forma tradicional, sin utilizar
tratamientos químicos, ni pesticidas, ni abonos de síntesis; ofrecen un suelo y unas condiciones de cultivo perfectas que nos permiten respetar los valores de nuestro fundador, Alfred Vogel. Las plantas se recogen por la mañana y se procesan frescas. El proceso de fabricación de Bioforce asegura una perfecta conservación de los principios activos de la planta.
Los análisis efectuados durante y después de la fabricación garantizan la calidad y pureza de nuestros productos.


Historia

Molkosan®: el sano sabor de los Alpes

No hay otro producto natural que haya sido objeto de tantos elogios, y durante tanto tiempo, como el suero de leche. Consumido regularmente, ejerce una influencia muy positiva en el sistema digestivo, el sistema inmunitario y la piel.

El suero de leche es el residuo líquido obtenido en la elaboración del queso. El suero constituye un alimento y un producto curativo y de belleza, y su historia es milenaria.
Así, por ejemplo, en la Grecia clásica se conocían ya las virtudes del suero de leche como agua curativa para las dietas. Siglos más tarde, uno de los médicos más importantes de la época, Hipócrates, que vivió hacia el año 400 a.C., prescribía curas de suero de leche a sus pacientes, al igual que hacía Galeno, el médico particular del emperador romano Marco Aurelio, para curar las afecciones de la opulenta sociedad romana.
Los antiguos centros de salud para la cura con suero de leche trataban los trastornos digestivos, hepáticos y renales, así como la artritis y la adiposis. Fue en los siglos XVII y XVIII cuando el suero de leche experimentó un renacer. En esa época varios médicos redescubrieron sus efectos beneficiosos para la salud, entre ellos el célebre Dr. Christoph Wilhem Hufeland, responsable de la sanidad pública del reino de Prusia y médico personal de la reina Luisa. Hufeland, que fue un pionero de la medicina preventiva y de la dietética, consideraba el suero de leche no sólo como una fuente de salud sino como un pozo de juventud.

La edad de oro del suero de leche
Pero la edad de oro del suero de leche fue hace más de 100 años. En Gais, cantón Appenzell, Suiza, cada mañana, a primera hora, los vaqueros bajaban de los pastos con el suero de leche aún caliente en recipientes de madera para distribuirlo por la plaza del pueblo entre los huéspedes del centro de salud. Los músicos ambulantes tocaban sus instrumentos y cada media hora el escanciador hacía sonar la campanilla para indicar que había llegado el momento de tomar otro vaso más de suero de leche en ayunas.
Muy pronto se fundaron otros centros de salud en el cantón de Appenzell, y también en Interlaken, en la Haute Engadine, al borde del lago Leman y en las estaciones termales y balnearios de Alemania y Austria. Luis Napoleón, el anciano rey de Holanda, y su mujer, Hortense Eugénie, formaban parte de los aficionados al suero de leche, que bebían con regularidad.

El redescubrimiento
Pero como este líquido se estropea fácilmente y adquiere gusto a queso, su utilidad en las distintas curas depurativas fue poco a poco cayendo en desuso y se hundió en el olvido hace algunas decenas de años.

Fue rechazada por la medicina académica, para más tarde ser redescubierta y nuevamente apreciada, adquiriendo de nuevo significado gracias a médicos naturistas como el doctor Alfred Vogel, que encontró la manera de preservar el preciado líquido, produciendo una fermentación, y desarrolló una técnica gracias a la cual se filtra la caseína rica en proteínas contenida en el suero de leche. De esta forma se obtiene un concentrado de suero de leche fermentado, Molkosan®, producto que se conserva bien y posee toda una serie de sustancias minerales.

Modo de acción múltiples
El pionero de la naturopatía Alfred Vogel (1902-1996) y el doctor alemán y dietista Helmet Anemüller, se interesaron también por las curas a base de suero de leche. Vogel consagra al suero de leche estudios intensivos y, a partir de 1947, publica regularmente artículos sobre sus efectos en su revista Gesundheits – Nachrichten. En el Pequeño Doctor, su obra publicada en 1952, alaba las virtudes de este subproducto de la leche: “El concentrado de suero de leche fermentado constituye un remedio muy precioso y comprendemos ahora porqué tantos personajes influyentes recurrieron a este remedio para mejorar su salud”. A parte de A.Vogel, sólo unos pocos podríamos explicar qué es exactamente el suero de leche fermentado. De aquí su afán incansable de describir el proceso de fabricación.

Los ingredientes de la leche
Para fabricar queso a partir de la leche, el quesero separa la leche en sus ingredientes sólidos y líquidos. Para hacerlo es necesario cortar la leche añadiéndole bacterias lácticas y cuajo, con lo que se espesa. La parte sólida, producida por la coagulación, contiene sobre todo proteínas y grasas de la leche: esto es lo que se convertirá en queso. El residuo líquido, de color amarillo verdoso, es el suero de leche.
Contiene todavía los precisos ingredientes pero muy pocas calorías. Y ahí es donde empieza el verdadero proceso de elaboración del producto Molkosan
® de A.Vogel: el suero de leche es fermentado con bacterias seleccionadas obteniéndose ácido láctico dextrógiro L+, una sustancia fisiológicamente preciosa que juega un papel importante en el efecto beneficioso del Molkosan®, ya que el organismo puede absorberla directamente. En una última etapa del proceso, el suero de leche se separa de las proteínas restantes y se concentra al vacío. La fermentación estabiliza el suero de leche y garantiza su conservación, ya que el suero de leche fresco empieza a degradarse dos horas después de su producción.

Un bienestar interno y externo
Exento de lípidos y proteínas, Molkosan
® posee múltiples efectos excelentes para la salud. Consumido regularmente, el suero de leche fermentado ejerce una influencia muy positiva en el sistema digestivo y, al mismo tiempo, sobre el sistema inmunitario. Una flora intestinal intacta no es sólo una condición necesaria para la funcionalidad de las defensas endógenas, sino también una exigencia fundamental para nuestra salud y bienestar.

El suero de leche es también un producto de belleza de uso antiquísimo que, consumido de forma externa o interna, limpia y revitaliza la piel, cura eczemas y micosis de la piel y los pies. Asociado a una alimentación sana que incluya hortalizas (ajo, cebolla, ensalada, rábano), Molkosan
® actúa contra el hongo Candida albicans.

Molkosan
® representa también una alternativa ideal para aquellas personas a quienes no les gusta el vinagre, y puede emplearse como condimento.

Molkosan
®
es ligero, refrescante y elimina toxinas. Contiene numerosas sales minerales y oligoelementos. El concentrado de suero de leche fermentado no contiene ni leche, ni proteínas de huevo, ni gluten, ni lactosa.

Escribe tu opinión

Molkosan® 200 ml. A.VOGEL

Molkosan® 200 ml. A.VOGEL

Molkosan® posee una multitud de efectos beneficiosos para la salud y, consumido regularmente, ejerce una influencia muy positiva en el sistema digestivo ya que equilibra la flora bacteriana.  Molkosan® actúa contra el hongo Candida albicans, ayudando a combatir la candidiasis. Más info abajo ▼

 

Productos relacionados