SALSA DE SOJA MIMASA

Salsa de soja fermentada con trigo integral y semillas de koji durante una semana con un proceso de aceleración del proceso de
fermentación con calor. se usa como aliño en ensaladas, verduras, carnes y pescados. Pequeñas cantidades son suficientes. Más info abajo ▼

3,12 €IVA incluído

Más información del producto

SALSA DE SOJA - MIMASA


Salsa de soja fermentada con trigo integral y semillas de koji durante una semana con un proceso de aceleración del proceso de
fermentación con calor.

Composición: Soja ecológica no transgénica 15,4%, Trigo integral 15,4%, Agua 54,2%, Sal marina 14,0%, semilla de koji  (Aspergillus oryzae) 0,01%.
Fabricado en Japón.


Presentación: botella de 125 cc, 250 cc, 500 cc y 1 litro.


Modo de empleo: la Salsa de Soja, al igual que el Tamari-Shoyu tiene, un sabor más suave que el Tamari y se usa como aliño en ensaladas, verduras, carnes y pescados. Pequeñas cantidades son suficientes.

Valores nutricionales por 100g:
Energía 60kcal
Agua 70g
Proteínas 7,7g
Lípidos 0g
Carbohidratos 7,3g
Ceniza 15,0g
Sodio 5900mg

 

CON LAS MISMAS PROPIEDADES NUTRITIVAS QUE EL TAMARI-SHOYU ECOLÓGICO DE MIMASA, OFRECEMOS SALSA DE SOJA A UN PRECIO MÁS ECONÓMICO.

La salsa de soja se ofrece como una alternativa más económica al tamari-shoyu ecológico de MIMASA. Este producto está elaborado con la misma calidad de los ingredientes del tamari-shoyu ecológico de MIMASA (soja ecológica no transgénica, trigo integral, agua, sal marina y semilla de koji), pero su proceso de fermentación se ha acelerado con calor controlado, de forma que el producto está listo en una semana. El resultado final es una salsa de soja con el mismo aroma y textura que el tamari-shoyu ecológico de MIMASA a un precio más asequible.

Proceso de elaboración
El primer paso es preparar la soja y el trigo para hacer koji. La soja se cuece al vapor hasta que esté lo suficientemente blanda para ser aplastada fácilmente entre el pulgar y el dedo medio, pero suficientemente firme para mantener su forma. El trigo se tuesta sobre arena caliente hasta conseguir un color marrón café y un aroma muy característico. Luego se muele groseramente, como trigo partido. La soja y el trigo se mezclan y se añade semilla de koji.

El papel de la semilla de koji es activar la fermentación. Durante su crecimiento, la semilla de koji produce enzimas proteolíticas, lipolíticas y amilolíticas que convierten las proteínas, las grasas y los almidones en sustancias más simples y más fácilmente fermentables.

La fermentación es un proceso complejo que involucra los mohos, las levaduras y las bacterias del ácido láctico. Las enzimas liberadas por el koji convierten los almidones en azúcares simples. La levadura natural, incluyendo la Saccharomyces rouxii, convierte estos azúcares en alcohol y ésteres, que dan a la salsa de soja su aroma distintivo. Otras enzimas, en particular la diastasa, rompen las proteínas en aminoácidos. A continuación, las bacterias del ácido láctico se propagan, y producen ácido láctico.

Garantía de calidad
MIMASA sólo comercializa salsa de soja natural, elaborada tradicionalmente mediante un proceso que da como resultado un producto de una calidad y aromas excepcionales. En su elaboración sólo se utilizan ingredientes de la máxima calidad, sin productos químicos

La salsa de soja natural se obtiene mediante un proceso de fermentación, partiendo de granos de soja enteros y de trigo integral, a los que se añade agua y sal. De ahí las grandes cualidades de la salsa de soja de MIMASA: contiene los 12 aminoácidos esenciales y ácido acético, que inhibe la contaminación y ayuda a superar la fatiga del cuerpo.

La salsa de soja no natural, en cambio, además de partir de granos de soja troceados o de harina de soja que alteran la calidad intrínseca de la misma, presenta un elevado contenido de ácidos oxálico, fórmico y levulínico. Estos ácidos precipitan los minerales en la sangre y en los órganos internos, originando acidez y dilatación de estómago e hígado, lo cual inhibe el proceso digestivo y acidifica la sangre.

Cualidades nutritivas
La química de la salsa de soja es tan compleja como los procesos orgánicos que tienen lugar durante el proceso de fermentación. Varios microorganismos se generan a partir de estos procesos orgánicos y pueden influir positivamente en el metabolismo humano. La salsa de soja ayuda a nuestro sistema digestivo, nos esteriliza frente a organismos perjudiciales para nuestra salud y puede ayudar a acidificar otros alimentos.

Las mismas enzimas que trabajan sobre el trigo y la soja durante la fermentación se conviertan en importantes y activos agentes digestivos cuando entran en el cuerpo humano. Además de sus propiedades digestivas inherentes, la salsa de soja también sirve para estimular la secreción de jugos digestivos en el estómago. Puesto que las enzimas de la salsa de soja son sustancias orgánicas resultantes directamente de los procesos naturales y tradicionales de fermentación, no están presentes en las salsa de soja producidas comercialmente.

La salsa de soja también previene la propagación de bacterias. Esta cualidad antibacteriana se crea a partir de los tres elementos de la salsa de soja: sal, ácido de las bacterias lácticas y el alcohol de la levadura. Los platos cocinados con salsa de soja no sólo son sabrosos, sino que también se mantienen frescos por más tiempo, porque la salsa de soja natural ayuda a conservar los alimentos.

Sugerencias de consumo
Al agregar salsa de soja de MIMASA a los alimentos, equilibramos su pH y, en consecuencia, los percibimos más sabrosos. Además, garantiza el aporte de sal en dietas basadas en cereales y verduras. Como condimento, basta una pequeña cantidad de salsa de soja de MIMASA (el equivalente a una cucharadita de café por persona) para realzar el sabor del plato. Para cocción de carnes o pescados se puede utilizar en sustitución del aceite, aunque empleando mayor cantidad que éste.

Igualmente, puede sustituir a la sal, aliñando verduras o ensaladas o incluso en platos cocinados. También se preparan excelentes pickles o encurtidos empleando salsa de soja en vez de sal. Aliñando un poco de daikon de MIMASA(nabo japonés) o nabo rallado crudo, se consigue un preparado muy efectivo para superar digestiones pesadas o para eliminar mucosidades de todo el cuerpo. Añadiendo unas gotas de salsa de soja de MIMASA a una taza de té kukicha de MIMASA, se superan estados de fatiga, porque alcaliniza la sangre. Añadiéndolo al té kukicha de MIMASA que haya hervido junto con una ciruelaumeboshi de MIMASA, colabora eficazmente en los procesos digestivos y hepáticos.

 

Salsa de soja, productos naturales y ecológicos, Alimentación natural, algas marinas,  zumos naturales, complementos alimenticios y nutracéuticos, productos macrobioticos para venta en tiendas naturistas, tiendas de dietética, herboristerías y  herbolarios online

Productos relacionados

Reviews